Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 27 mayo 2010

Hace poco más de dos años comencé con esta aventura del blog. Me convertí en bloguero por casualidad dado mi necesidad de escribir algunas cosas, de diferentes ámbitos de la vida,  que se acumulaban en el computador pidiendo tribuna y ha sido todo un camino, nuevo, lleno de aprendizajes y de cultivo de amistades, acompañando y acompañándome. Guardo gratitud a Paloma, quien me enseñó el arte de la creación del blog, y me alentó a seguir, sin soñar siquiera en que iba a llegar este día de 100.000 visitas. Guardo gratitud a muchos y muchas amigas quienes me animaron con sus inquietudes a tratar algunos temas, aunque fueran “complicados”, ya que eso me permitió crecer, investigar, leer, trabajar con mis pacientes y conversar con quienes milagrosamente están en mi vida para guiarme en esta senda, poco transitada. Guardo gratitud a la vida, que me ha dado tanto, como dijo Violeta.

He descubierto en este transitar que la gratitud es una actitud sanadora, y que en la medida que vamos tomando conciencia de ella va llegando más de lo bueno que deseamos en la vida. A medida que aumenta la gratitud se va cumpliendo la ley inexorable de la atracción: atraes más de lo bueno y más agradeces. Me ha pasado con esta experiencia de escribir: todos los días aparece gente que agradece lo que expreso y mi corazón se agita al comprender que soy parte del todo, haciendo un servicio al prójimo. Y la magia aumenta al no saber quién es el prójimo, ya que no discrimino ni elijo, sino que solamente sirvo incondicionalmente.

En estos tiempos que corren parece que las situaciones difíciles se suceden a menudo una tras otra y cuando nos toca alguna pensamos que no tenemos nada que agradecer, y tomamos la actitud de víctima en forma inmediata, lamentándonos por lo que nos toca atravesar, juzgando la vida como injusta y difícil. Cuando enfermamos de algo, por pequeño que sea, como por ejemplo un resfrío, nos pasa lo mismo, y corremos a la farmacia a comprar medicamentos para combatir los síntomas pensando en lo desafortunado que somos. Pero, la actitud de gratitud necesaria en estas situaciones es otra. Siempre detrás de las situaciones aparentemente difíciles se esconde la semilla de un beneficio mayor, y las cosas se resuelven en forma mágica. Lo mismo con el cuerpo. Nos fijamos insistentemente en lo malo y no nos damos cuenta que tenemos todo el resto del magnífico cuerpo que hace su labor para que lo afectado retome pronto su equilibrio y vuelva a estar sano. En la vida no hay nada injusto. Todo está puesto para nuestro aprendizaje solamente. Quien piense en que es injusto está juzgando a Dios, ya que todo proviene de Él, y nada podría suceder si no lo permitiera Él. La vida es solamente un aprendizaje continuo y mientras respiremos algo estamos aprendiendo.

Jesús le dijo a sus discípulos que “donde esté tu corazón en eso te convertirás”. Ya nos lo enseñó. Y se cumple inexorablemente, ya que en lo que centramos nuestra atención se cumple. Y uno de los aspectos más importantes en la vida es lo que decimos, ya que lo que expresamos se cumple. Es común escuchar a la gente decir cosas simples y aparentemente inocentes, pero que son verdaderos mandatos subconscientes que hacen tomar las actitudes que describen esas palabras y se moldea entonces el comportamiento y llegan los resultados. Por ejemplo es común escuchar que “el dinero no hace la felicidad”, dando a entender que el dinero y la felicidad son antagonistas. El resultado es que quien crea esto puede cumplirlo de dos maneras: teniendo recursos y siendo infeliz o bien siendo materialmente escaso y viviendo una aparente felicidad. De ambas formas se cumple el mandato. En cambio, el agradecer por los recursos económicos y por la felicidad que llega a la vida a cada instante permite conectarse con ambas, e incrementarlas conjuntamente comprendiendo que no son antagonistas. La gratitud por ambas las aumenta juntas.

En ocasiones los problemas nos agobian, y cuando llegan es difícil ser objetivo, es difícil abstraerse de ellos y pensar bien. Sin embargo la comprensión en la provisión infinita nos debe dar la fortaleza de la convicción que todo se alineará y solucionará. Si no somos capaces es necesario entonces dejárselo a Dios, asumiendo con humildad su infinita capacidad de guiarnos en la vida. Así, lo que un día nos pareció sin solución con el tiempo no es más que una anécdota, de la cual sacamos un inmenso aprendizaje. Les animo a que piensen y recuerden esos problemas que una vez nos paralizaron y sumieron en la pena profunda y que vean cómo Dios se encargó de solucionarlo, templándonos en ese transitar y les animo ahora a agradecerle por todo ello. Además les insto a que tomen conciencia que los problemas de hoy día se solucionarán igual como en el pasado se solucionaron los antiguos, y agradezcan entonces lo bueno que van a recibir. Eso va a ser así, seguro. Agradezcan por tanto.

Cuando sentimos y experimentamos la gratitud nos damos a los demás en plenitud, como Jesús lo hizo, y las gentes se sienten atraídas por nosotros: somos imanes de gratitud. Y la gratitud nos hace sentirnos llenos, satisfechos, sabiendo que tenemos todo lo que necesitamos y que somos merecedores de lo bueno que llega a nuestras vidas. La gratitud nos hace tener buena salud y no necesitar fármacos.

Por eso hoy agradezco las 100 mil visitas que han hecho a este espacio, porque me han permitido crecer y me han permitido servir, desde mi Alma.

Gracias Dios.

Anuncios

Read Full Post »

Hay varias preguntas que me vengo haciendo desde hace un tiempo, y como corresponde, reflexiono sobre ellas. Algunas las he escuchado de otros, otras las he leído, otras son propias, creo, pero están en el inconsciente colectivo, de seguro.  Ahora, voy a traspasarles algunas, y a ver si logramos tener respuestas. Casi todas se relacionan con Jesús y sus cosas, las cosas que sabemos, que siempre me ha parecido hay más por saber. Pero veamos y partamos.

Siempre se ha dicho que la familia de Jesús era pobre, y como prueba se esgrime que nació en un pesebre. Pero su padre, José, era carpintero, vale decir tenía un oficio singular y establecido, y pagaba impuestos además por ello. Pero, eso sucedía hace dos mil años, y un poco más, y es entonces necesario imaginar el estado del arte, el nivel de la información y la tecnología en esa época para poder preguntarse si podría ser pobre un hombre que tenía un oficio y tenía además herramientas para ejercerlo. ¿Podía ser pobre entonces, había posibilidad que lo fuera, en el sentido de pasar privaciones y no tener recursos para pasar la vida?

Jesús era judío e hizo sus estudios en la sinagoga de Nazareth. Era llamado rabino por sus seguidores y por las gentes en general, y por lo tanto era un erudito en las leyes religiosas de su pueblo y estaba capacitado para predicar su fe. Por algo predicó en el templo en Jerusalén el lunes y el martes antes de su muerte. Si él era judío practicante, ¿tenía alguna necesidad de crear una nueva iglesia, con una fe diferente?

Cuando Jesús elige sus discípulos elige a Simón Zebedeo, Pedro, que era pescador. Cuando Pedro invita a su casa a Jesús a comer encuentra que su suegra está enferma en cama. Jesús le impone las manos y la cura, y ella después de ello les sirve. Si Jesús tenía discípulos casados, y Pedro uno de ellos, ¿por qué en la iglesia que se creó en su nombre se impuso el celibato?

Cuando Jesús es sepultado se impuso una doble guardia, de soldados romanos y la otra del Sanedrín, para custodiar el sepulcro, y prevenir que los “fanáticos seguidores de Jesús pudieran robarse el cuerpo”. El domingo de mañana iba María Magdalena con los óleos de embalsamar para encargarse de ello y preparar el cuerpo para el entierro, y al llegar al lugar donde estaba el cuerpo sucede lo de las apariciones. Entonces, ¿con qué derecho iba María Magdalena al sepulcro a realizar las tareas mencionadas?, ¿qué le daba el derecho a hacer lo que iba a hacer? Debo recordar que la situación ocurrió hace dos mil años, cuando las normas y las leyes judías eran extremadamente estrictas en cuanto a los ritos y a las personas que podían participar en ellos.

Cuando Jesús comienza sus apariciones posteriores a su muerte, de las cinco primeras cuatro fueron a María Magdalena. Incluso más, a ella le encarga que vaya donde los discípulos y les diga que pronto va a reunirse con ellos. ¿Por qué se le aparece a esta mujer, descrita por muchos como prostituta, y no se le aparece a Pedro, su supuesto continuador?

En el sermón de la montaña, cuando Jesús entrega las bienaventuranzas habla de los pobres de espíritu, y hoy se nos habla de que de quienes hay que preocuparse es de los pobres materialmente hablando. ¿Fue eso lo que especificó Jesús?

Por último, ¿qué es más fácil, decir lo que dijo Jesús que había que hacer o hacer lo que dijo Jesús que había que hacer?

Que Dios nos bendiga

Read Full Post »

Mi amigo terapeuta Juan Carlos Sánchez –www.digitopuntura.cl- me introdujo en un concepto nuevo: la etapa de la consolidación. Este es un período en la vida de las personas en que la enfermedad comienza a pasar al último nivel, el físico, después de pasar por el nivel mental, el emocional y el espiritual. La enfermedad es la manifestación de un conflicto, y mientras más dura es ella mayor es la data del proceso. Hay algunas manifestaciones físicas cuyo retroceso es poco probable, como la diabetes.

En otros artículos he explorado las causas y significados de esta dolencia, acerca de la cual quiero aportar ahora nuevas ideas, conforme el criterio de la consolidación.

La diabetes tiene una relación profunda con la falta de amor, en forma especial con la falta de amor por sí mismo. Esta falta de amor es nada más que el desequilibrio entre el dar y recibir, ya que la dificultad estriba en darse el amor a sí mismo, no a los demás.

Por eso que la cultura “espiritual” occidental que tenemos, que valida enormemente el dar a los demás, incluso hasta que duela, so pena de ser juzgados de egoístas puede participar grandemente en la causalidad de esta dolencia. La percepción de que nos privilegiamos al darnos los recursos a nosotros mismos antes que a otros nos hace entonces criticarnos interiormente en forma muy dura, quitándonos el amor que necesitamos para seguir nuestro camino, el propio. Es también necesario destacar que la diabetes se principia a manifestar en la etapa de madurez de las personas, cuando se empieza a mirar hacia atrás y se ve la senda que no se volverá a pisar y comienza la añoranza por las sendas que no se recorrieron en su momento.

En la diabetes, como nos dice la sintomatología de la falta de dulzura, adquiere una dimensión monumental la validación de la rigidez de los antepasados, tomándose como valores irrenunciables asuntos como la rectitud moral en el matrimonio, el comportamiento sexual, la honradez concebida como incorruptibilidad bajo toda circunstancia, aún cuando como seres humanos que somos podemos bajo cierta presión o estímulo –que obviamente es diferente para cada cual- corrompernos, y todo aquello que nos sumerge en la rigidez, apartándonos de la calidad de personas, cambiantes, vulnerables, flexibles y ciertamente débiles. La dulzura entonces está fuera de la célula, ya que internamente no puede asimilarla, y se pierde entonces, finalmente, por la orina.

La diabetes que se relaciona fuertemente con el hígado tiene como expresión la cara adusta y busca siempre una víctima en la cual descargar la rabia acumulada. Como el diabético es tan controlado (por eso usualmente va unida la diabetes a la hipertensión) y pretende siempre “tener la fiesta en paz” para no provocar conflictos, manifiesta el desamor hacia sí mismo, hacia adentro, como muestra de una falta íntima de aceptación por ser como es, no habiéndose atrevido a ser diferente y a expresar sus emociones.

En el recorrido de la vida vamos adoptando creencias que se van convirtiendo en patrones rígidos que no podemos violar. Se nos imponen mandamientos absolutos, que cuando los violamos nos hacen merecedores de castigos divinos y si estos no llegan en forma explícita nos encargamos nosotros mismos de castigarnos, de una forma irredenta, que es quitándonos el amor por nosotros. Ello nos va llevando la dulzura producto de la no aceptación, hasta que llegamos a no poder consumirla, a pesar de desearla como necesidad. La diabetes es toda una metáfora relativa a la dulzura de la vida.

Los autocompromisos que hemos ido adquiriendo, validando comportamientos paternos o ancestrales, nos hacen rígidos y no nos permiten cambiar para adoptar ideas nuevas que nos permitan seguir con salud y, por el contrario, nos llevan a ir cerrando las ventanas por las cuales podrían circular aires nuevos, frescos, que puedan llevarse la tristeza profunda que invade al diabético. La fidelización de las conductas paternas es un asunto de la mayor importancia en la producción de la enfermedad.

La vida nos ha sido dada para que la gocemos y no para que hagamos de ella un calvario perpetuo, y nos invita a aceptar los cambios y a aceptarnos como somos, seres hechos a imagen y semejanza del Creador. A lo mejor un buen pensamiento es el de que siempre hacemos las cosas lo mejor que podemos hacerlas, y somos lo mejor que podemos ser, con nuestro nivel de conocimiento, entendimiento y conciencia.

Que Dios nos bendiga.

Read Full Post »

2012

La información que más circula de boca en boca es que el año 2012 habrá acontecimientos que resulta dificultoso imaginar y más laborioso aún relatar, y que pondrán a la humanidad entera a enfrentarse al fin de los tiempos. También se repiten en los  medios escritos, y con ello aumenta el temor y la incertidumbre entre la gente.  Se habla que ciertos calendarios como el maya terminan justamente el 21 de diciembre de ese año -21.12.2012-, y que después de ese día no existiremos más, por ejemplo. Lo mismo se repite para el calendario inca y el de los hopis, raza indígena en América del Norte. Los más alarmistas hablan de terremotos maremotos, huracanes, inundaciones, ventiscas, diluvios, caídas de meteoritos, guerras, explosiones volcánicas, explosiones solares que causaran estragos en el clima, etc., fenómenos extremos que nos pondrán a todos y a cada uno individualmente a enfrentarnos al pregonado juicio final.

Pero creo firmemente que el 2012 no será así, ni nada parecido.

El 2012 es solamente un cambio profundo en la manera en que construimos la sociedad humana, cualquiera sea la raza, religión, cultura, creencia, partido, sistema de gobierno u otra característica. Pero, este cambio comenzó ya hace bastante tiempo, y los acontecimientos que han ocurrido solamente forman parte de él.

Lo que está pasando está pasando. A lo mejor no nos damos perfecta cuenta de lo que es, pero de que pasa algo y todos, algunos más, otros menos, lo sentimos. Estamos en medio de un cambio evolutivo de enormes dimensiones, y muchas veces representa una verdadera catástrofe en las vidas personales y familiares. Los conflictos se suceden uno tras otro, y no hay familia que no se vea afectada por alguno. Sin embargo, los problemas hacen que mucha gente despierte a una nueva conciencia, se dé cuenta de asuntos que a otros pasan desapercibidos, y se pueda tomar así una nueva postura en la vida. Existe desde hace años una urgencia de cambios y muchos sufren una metamorfosis –sufrimos- que debido a la percepción interna –e íntima- de ello. A lo mejor ya nos damos cuenta de cuánto somos manipulados por los intrincados hilos del poder, por las noticias, por las creencias arraigadas basadas en hacernos sentir miedo, y que nos quitan el poder y con ello la libertad. Me parece que alrededor del año 98 y 99 hubo un despertar numeroso, y mucha gente despertó a una nueva conciencia. Ello se ha venido repitiendo y creciendo en los últimos años.

Los cambios que se van produciendo se deben a los conflictos que se suceden: ataques terroristas de dudosa procedencia –y financiados con fondos aún más dudosos-, descrédito de las instituciones crediticias mundiales, regionales y nacionales, desprestigio por abuso de las cúpulas gobernantes –de cualquier color y tendencia- , avaricia de los que detentan el poder económico,  pérdida del lustre de las instituciones religiosas por los abusos y excesos de sus sacerdotes y pastores. Cada día son más y más los escándalos que se destapan en medio de una institucionalidad que se cae a pedazos. Y las crisis se repiten con mayor frecuencia. Las crisis económicas ahora son ya normales y parece que vivimos en medio de ellas. Por estos días vivimos zozobras por la crisis provocada por Grecia y España. Se anuncia para el próximo año una de grandes proporciones debido a la crisis de China. Acaba de destaparse un escándalo en una gran empresa clasificadora de riesgo. Toda una crisis, que no se detiene ni quiere dar respiro.

El 2012 es eso, una caída estrepitosa de las instituciones, de la institucionalidad vigente. La que hemos creado de espaldas al amor, basada solamente en el respeto a las normas de poder, avaricia, abuso y violencia.

Hay que leer los signos de los tiempos para comprender lo que viene a pasos agigantados. La industria farmacéutica ha sometido al mundo a sus arbitrios en los últimos 50 años basado en su propaganda de muerte, sembrando el terror en la población crédula influenciada por los tremendos adelantos tecnológicos, difundida por las grandes campañas propagandísticas en los medios de difusión masiva bajo títulos intimidantes como “resultados concluyentes de una ambiciosa investigación científica”. Pero poco a poco se van sabiendo sus turbias actuaciones, como son crear enfermedades para con ello vender sus medicamentos que la atacan. Hoy, por ejemplo, la tasa de vacunación contra la gripe porcina en Chile ha sido tan baja que las autoridades del ramo han debido alargar el período de vacunación gratuita, lo que muestra la pérdida de confianza de la población. La iglesia católica sufre hoy un embate de testimonios de sus feligreses sobre los abusos sexuales que cometieron los sacerdotes a cargo de la grey. Incluso un movimiento de ella fue creado por un sacerdote que además de abusar de los seminaristas vivía amancebado con dos mujeres que lo convirtieron en padre, contraviniendo todas las normas y reglas que decía se debían observar para ser bueno a los ojos de Dios. Hoy se ha sabido que los delitos del fundador de la orden son más que numerosos, y que dicha congregación ha sido intervenida por la autoridad eclesiástica en un  intento de reforma.

El 2012 está aquí, quitando espacios para manejos oscuros del poder establecido, y ya no van quedando escondites para ocultar la verdad en todo ámbito de la existencia. Ya no se permite pasar por alto las malas prácticas de los que abusan de la gente y su buena voluntad y fe, y los círculos estrechos se fisuran, los fueros se terminan y la gente común se empodera y va adoptando posiciones críticas y nuevas. Los políticos son enjuiciados por aquellos a quienes prometieron el oro y el moro para lograr sus votos, quienes les dan la espalda con mayor frecuencia. El respeto por la Tierra se hace cada vez más fuerte, y se crea cada vez un mayor amor por su limpieza y pureza.

El 2012 es nada más que la caída de las estructuras que hemos conocido y el retorno del poder a las personas individuales, para vivir un mundo de cooperación en vez de competencia, un mundo de aceptación en vez de uno de violencia. En fin, un mundo diferente, nuevo, en que comprendemos que somos hermanos, por el solo hecho de ser hijos de Dios y ante Él somos todos amados igual e iguales.

Disfruta el 2012, es lo mejor.

Que Dios nos bendiga en este proceso.

Read Full Post »