Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 26 octubre 2011

El tobillo es una articulación principal de nuestras piernas, y tiene una función principal en nuestro “caminar” por la vida. Como está contenido en las piernas tiene el significado general que ellas representan: son las que nos permiten desplazarnos, ir de un lugar a otro,  e ir al encuentro con el otro (o la otra), y también al encuentro de las cosas, lugares o situaciones que son importantes para nosotros. Los tobillos son en última instancia los que realizan físicamente la acción de la dirección en que nos movemos.  Como son una articulación es ahí donde modulan algunas fuerzas complementarias, que tienen que ver con nuestras creencias, nuestros valores y su manifestación en la vida y en la relación con el mundo que nos rodea –social, laboral, afectivo- y nosotros.

El tobillo es además el puente que nos comunica con la Pachamama, la Tierra, y todo lo que ella representa. Como puente entre el arriba y abajo los tobillos adquieren la importancia de la vía de comunicación, y analógicamente puede interpretarse como el puente entre lo mental (lo de arriba) y lo físico o real (la tierra). Los tobillos son además la antesala de los pies, que son los encargados del apoyo, por lo cual tienen importancia fundamental en ello. En los tobillos se anclan los tendones de Aquiles.  Los tendones representan además las energías mentales. Los problemas a los tobillos pueden dar cuenta de un bloqueo de energía, es decir, energía que no logra producir movimientos en la vida, no pasa a la Tierra.

Los problemas en las articulaciones tienen relación con la rigidez o con la poca flexibilidad en relación a diferentes aspectos de la vida. Las dolencias de los tobillos nos avisan de la rigidez en cuanto a las creencias de los apoyos que tenemos, o simplemente que la “dirección” que lleva nuestra vida en algún aspecto importante no está en consonancia con nuestro propósito o misión de vida. Cuando no somos capaces de tomar una decisión que tenga relación con la dirección que estamos tomando en la vida se presentarán problemas a alguno de los tobillos, lo que deja de manifiesto alguna emoción en relación a ello, como puede ser el miedo o el temor al futuro, o la confusión que nos acarrea el cambio obligado. Para interpretar fielmente las dolencias se debe analizar la lateralidad, es decir, cuál de los dos tobillos es el afectado. Si es el izquierdo puede tener relación con los aspectos femeninos de la vida, con la creatividad o con la o las mujeres importantes en la vida. Si es el tobillo derecho la relación puede ser con lo laboral, con la provisión de fondos, o simplemente con la relación con el hombre o los hombres importantes en la vida.

Las torceduras, los esguinces, los traumatismos y dolores en general dejan en evidencia los conflictos y la necesidad de dar un giro a la vida, aun cuando queda claro lo que cuesta hacerlo, por tener que romper barreras representadas por las creencias que hemos adquirido a lo largo de los años. Por eso es que los niños no presentan problemas de este tipo. Cuando se produce una fractura en el tobillo –por cualquier causa que sea- se manifiesta un conflicto de extrema profundidad, que fuerza entonces a detenerse en el camino que se llevaba, dando la oportunidad de reflexionar y suavizar las posturas y hacerlas más flexibles, para poder retomar el “camino”, o cambiarlo definitivamente.

Que Dios nos bendiga a todos, y nos guíe en la dirección que debemos ir.

Anuncios

Read Full Post »

La próstata es una glándula del aparato genitourinario masculino, que tiene la particularidad de rodear al conducto llamado uretra, por donde pasa la orina proveniente de la vejiga y que también permite el paso del semen proveniente de las vesículas seminales. La próstata produce gran parte del eyaculado o líquido seminal y junto a los testículos produce hormonas que entregan características que conocemos como masculinas en los hombres. La dolencia más común es la hipertrofia de la próstata (aumento de tamaño e inflamación), lo que provoca una estrangulación de la uretra, y ello acarrea dificultades para orinar -quedando la sensación o simplemente no pudiéndose vaciar completamente la vejiga- incontinencia urinaria, chorro de orina débil, dolor en el ano y los testículos al orinar o al momento de la eyaculación. La tarea de la próstata es proveer el medio correcto y la alimentación a los espermatozoides en su camino vital hacia el óvulo femenino, para ayudar en la fecundación.

Se dice que es común que los hombres después de los 50 años desarrollen problemas de hipertrofia, en mayor o menor grado. Sin embargo, esto de común no es tan cierto. Las estadísticas solamente dan una idea de la frecuencia de los acontecimientos, porque hay muchos hombres que no se ven afectados por esta dolencia. Los problemas a la próstata están relacionados con la sensación –o realidad- de la pérdida de poder. Yo le llamo la enfermedad de los comandantes en jefe, porque pocos meses después de su retiro se manifiesta la hipertrofia y deben ser intervenidos quirúrgicamente para solucionar la estrechez. A lo mejor ahí puede haber también una estadística que ayude a la comprensión de la causa y no andar buscando por ahí causas en la alimentación o en los hábitos deportivos.

La próstata se relaciona con el poder, con la potencia sexual –con “podérsela”-, y en la actualidad, en que se sobrevalora la juventud –elevada a los más altos altares por los medios de marketing y comunicación- y también los rendimientos atléticos en todo orden de cosas  la disminución de la actividad física lleva una carga emocional profunda, en que abundan la confusión, la impotencia y la frustración. Al aumentar de tamaño restringe de inmediato el paso de la orina, y con ello comienza la acumulación a través de esa retención, no dando paso a la liberación de las emociones negativas representadas por esta, tratando de preservar las viejas estructuras profundas de creencias.

También se relaciona con el miedo futuro de no estar a la altura de las exigencias, del temor al olvido por los demás y de la provisión económica.

Las dolencias de la próstata se dan en personas que han sido muy activas y ven disminuir su capacidad física por el paso de los años, y que van además “sintiéndose viejos”, o a aquellos que han tenido cierto grado de poder en organizaciones. En relación a la sensación de vejez es notorio que aparezcan los problemas cuando llegan los pololos (novios) de las hijas. Un médico del cual aprendí de la relación causa-enfermedad decía que era lo mismo que le pasaba al león cuando aparecían leones jóvenes a quitarles la manada, es decir, aparecían nuevos ejemplares que venían a “pisar” en sus dominios.

Los problemas de próstata no se manifiestan en aquellos que no tienen ansias de poder, que llevan una vida sexual satisfactoria y no pretenden batir marcas ni permanecer “supermanes” hasta el ataúd, y en aquellos que se sienten tranquilos con el paso de la edad, aceptando las diferentes etapas de la vida, especialmente aquella que trae la sabiduría consigo.

Que Dios nos bendiga a todos.

Read Full Post »

No es extraño que las mujeres cuando tienen relaciones afectivas insatisfactorias, sufridas, tortuosas o simplemente malas con sus respectivas parejas desarrollen dolencias al sistema reproductor. Estas pueden ir desde el desarrollo de hongos hasta herpes o infecciones bacterianas. Reitero que la enfermedad no es material en su origen, vale decir su causa no está en el plano físico, pero sí se desata cuando en él actúan los agentes encargados de manifestarla, como son los hongos, virus y bacterias. Y para sanar definitivamente de ella hay que ir a planos superiores, como el plano del Alma.

Las dolencias al aparato genital tienen la particularidad de impedir las relaciones sexuales, es decir, lo que no se resuelve conscientemente se resuelve en forma inconsciente. Pero es una forma irredenta de concluirlo, ya que no va, ni por asomo, a la resolución definitiva del problema, y lo mantiene escondido en el fuero más íntimo solucionándolo parcialmente con pastillas, pomadas o antibióticos, hasta la nueva aparición de los síntomas. Cuando aparecen es necesario que pensemos de inmediato en la calidad de la relación con la persona que está siendo importante en la vida como pareja.

Cuando la mujer sufre de infección producida por una bacteria hay que considerar como primera consideración que ella se siente o cree ser producto de una agresión externa, y en su fuero íntimo está presente fuertemente la culpa, ya sea por asuntos antiguos o por mantener la relación insatisfactoria y no ponerle término. Lo mismo puede pensarse para los otros agentes, pero con diferente significado. Los hongos traen aparejado una sensación de suciedad, de oscuridad, y están relacionados fuertemente con la autoestima, y son recurrentes en la sexualidad sin amor: así se manifiesta el conflicto interno de mantener una pareja no deseada íntimamente. El herpes en la zona genital tiene un significado similar, y marcan la presencia de conflictos íntimos tales como sentimientos de impureza, rabia, o simple vergüenza al placer sexual. En todos los casos hay también una alta dosis de miedo –el opuesto al amor-, que lo que hace especialmente es impedir la acción sanadora definitiva.

Puede haber también otra vertiente en relación a estas dolencias, y es la que se relaciona con el crear –que nos remite también irremediablemente al otro en el análisis-, ya que simbólicamente estamos restringiendo el crear vida, ya sea en forma de hijos o, en el lenguaje del Alma, el crear nuevas realidades para nosotros.

Cuando suceden estos eventos es necesario que la mujer afectada sea sincera consigo misma, y analice la calidad de la relación que mantiene, sus orígenes y consecuencias ulteriores y pueda imaginar su felicidad futura, para que de esa manera tome las decisiones con la libertad que necesita tomarlas. Puede ser cierto que las creencias de todo tipo, los hábitos y los mandatos sociales hagan difícil poner ciertos aspectos en la balanza para una toma de decisiones, pero como siempre digo para sanar se necesita mucha voluntad y valentía.

Para sanar es necesaria la valentía de enfrentarnos a nuestra sombra y voluntad para no desfallecer en el intento.

Que Dios nos bendiga a todos.

Read Full Post »

La chicharra, conocida como cigarra en gran parte del mundo de habla española,  es un insecto de tamaño grande, que desarrolla gran parte de su ciclo vital bajo la tierra, y se alimenta de la savia de las plantas y árboles. Actúa en solitario. Al llegar la hora indicada por natura deja su protección de ninfa y se hace adulta y sube, buscando arbustos y árboles donde entonar su canto nupcial. Produce su típico sonido frotando adaptadas partes de su cuerpo utilizando sacos de aire bajo ellos que actúan como caja de resonancia. Con ello, los machos cantan sin cesar en pleno verano, cuando todos los otros seres vivos buscan la sombra. Es como una señal del calor abrasador para el resto mientras ellos sin embargo vibran de amor y deseo. No tejen, ni acumulan alimento, no hacen granero, y su comportamiento no es gregario.

La hormiga es un insecto de pequeño tamaño. Es eminentemente social, y pueden formar grupos de millones de individuos. Su organización es militarizada, y está conformada por hembras estériles que son obreras, y otras que actúan como policías o soldados protectores, algunos machos fértiles y una o varias hembras reinas, cuya única función es poner huevos, los que son cuidados por un grupo especializado de obreras.  Las hormigas son omnívoras, capaces de devorar insectos y animales con sus fuertes mandíbulas, y son capaces también de cultivar ciertos alimentos para consumo de sus larvas, como colonias de hongos, y también de esclavizar a otros seres para que produzcan el alimento que necesitan. Poseen una alta especialización, encontrándose ciertas hormigas que solamente hacen una labor dentro del grupo. Viven en hormigueros, generalmente bajo la tierra donde almacenan alimentos. En el fondo la misión de cada hormiga está claramente definida y siempre va en dirección del bienestar de la comunidad. La hormiga es muy agresiva, y no trepidan sus soldados en atacar el que creen su enemigo, aunque el tamaño de éste sea de dimensiones monumentales frente a ella.

Siempre se dice que la hormiga trabajadora es preferible a la cigarra, porque se preocupa de su comunidad, trabaja sin cesar ni chistar, sin hacer ruido, incansablemente,  y no hace manifestación alguna, al contrario de la chicharra que solamente se preocupa de cantar estridentemente para atraer a alguna hembra con la cual aparearse, como única función. Y para ello canta y canta hasta agotarse. La fábula de Lafontaine hace una alegoría de la hormiga frente a una nada previsora y despreocupada cigarra, que además es pintada como inútil y hambrienta, por lo cual la hormiga siente desprecio. Pero la realidad de la chicharra es diferente a la contada, ya que no le falta alimento bajo tierra, porque se alimenta de raíces, y no pasa hambre. Hace lo suyo para vivir y no solamente sobrevivir, y no necesita de la hormiga para hacerlo. La hormiga en cambio, es capaz de expulsar a la chicharra cuando la encuentra alimentándose en las raíces. y si pueden son capaces de asesinarla para alimentarse de ella.

La realidad de la chicharra y la hormiga se constituye en una buena analogía para ver el mundo que hemos creado y analizarlo simbólicamente, para reflexionar. Como sociedad hemos considerado como deseable el comportamiento de las hormigas y despreciable al de la chicharra. Pero, a los ojos de Dios, ¿cuál es preferible a la otra, la hormiga a la chicharra, o la chicharra a la hormiga?

Que Dios nos bendiga a todos, incluidas las hormigas y las chicharras.

Read Full Post »

Me llama la atención que las palabras alergia y alegría tengan exactamente las mismas letras. También que ambas aparezcan con más fuerza en la primavera, estación del año que muchos coinciden en apreciar como la más bella, y que en los últimos años el crecimiento de la enfermedad haya experimentado un tan grande aumento, y la alegría se vea tan disminuida.

Las alergias son nada más que reacciones excesivas del sistema de defensa del cuerpo ante organismos o agentes externos que son normalmente inocuos, que el organismo los identifica como “enemigos”, y que se conocen como alérgenos. En esta categoría caben el polvo, el polen, los ácaros, pelos de animales, plumas de aves, perfumes, alimentos -especialmente algunas frutas-, fármacos –especialmente los antibióticos derivados de un hongo, la penicilina-, solventes químicos, pinturas y otros.  Los órganos más afectados por la alergia son los ojos, la nariz, la garganta y la piel, y como tal tienen significados diferentes.

Como siempre he dicho, para sanar es necesario comprender el síntoma, comprender lo que quiere decir, para darse cuenta del porqué me he enfermado y desde ahí comenzar a hacer los cambios necesarios en mi vida que me vuelvan el equilibrio perdido.

La alergia tiene encubierta una agresión. Y esa agresión es ni más ni menos que la reacción a lo que se cree es una agresión externa, debido a que se cree –se percibe o se siente- el mundo real como peligroso, agresivo, provocador o violento.  La persona alérgica reacciona siempre con fuerza, expulsando al “agresor” fuera de su entorno –estornudando-, o rascándoselo hasta sangrar.  ¿A quién quieres expulsar violentamente de tu vida? ¿O a qué situación?

¿Por qué las alergias al polen aparecen en la primavera? Sin duda alguna que esta cuestión es importante, porque la alergia tiene en su seno una alta dosis de miedo: el miedo a participar en la danza de la vida que brota y fluye a raudales. El polen representa la vida, la fecundación y el nacimiento. ¿Qué es a lo que tememos, al amor, a la sexualidad, a la sensualidad, a la fertilidad? ¿Es que no nos creemos suficientemente creativos en un mundo vertiginoso? ¿Es que no queremos participar en las alegrías que traen los colores de la naturaleza, los días más largos y el sol? Es llamativo que aparezca la alergia cuando se comienza a pensar en que llegan los días en que se habrá de usar traje de baño y exhibir la piel.

La relación del alérgico con la causa de su alergia es simbólica, y ese es el lenguaje de la enfermedad. No venceremos la alergia con antihistamínicos a destajo, sino que solamente nos cegaremos a ver la causa. Los alérgenos nos dirán su representación. El polen, el amor y la sexualidad; los ácaros, la suciedad, lo impuro; la penicilina, lo sucio e invasor de los hongos; las frutas, el fruto prohibido, el resultado de lo fértil; pelos de animales, afectividad, fuerza, libertad. Es necesario entrar en lo simbólico, lo que representa para cada cual la sustancia alérgena.

Es necesario que la alegría aumente y la alergia disminuya, y para ello basta un poco de reflexión que lleve a hacer los cambios necesarios -para que solamente dos letras cambien de posición en la palabra-, con los consiguientes beneficiosos resultados en la vida.

Que Dios nos bendiga y nos de alegría a todos.

Read Full Post »

En los primeros meses del año 1981, mi jefe directo en el banco donde había comenzado a trabajar trajo desde Estados Unidos un pequeño computador, y una pequeña impresora. Era un pequeño computador portátil, que tenía una manzana mordida con varios colores horizontales como logo, la marca de Apple. Jamás había visto algo así, y era un aparato revolucionario, porque esa pequeña cajita podía procesar la información que hacían computadores del tamaño de la oficina donde estaba, y no necesitaba que programara. Atrás quedaba el Fortran IV, el Cobol y el Basic, lenguajes de programación estrellas de la década anterior, con los que pasábamos semestres enteros en la universidad. Apareció una planilla de cálculo llamada Visicalc, que permitía procesar mucha información, y tenía además numerosas funciones financieras, que eran las que más usaba en esos entonces. Era una maravilla el pequeño aparato. Y era además la atracción de todos. Hacía en él simulaciones de proyectos, con sensibilizaciones afinadas a una velocidad impresionantes. Los cálculos matemáticos dejaban de ser un problema, y ahora los resultados eran casi instantáneos. Fue la primera planilla de cálculo que conocí.

No fui consciente de lo que tenía en mis manos y que me fascinaba utilizar, estaba extasiado con los servicios que brindaba. No podía ver el mundo que se abría paso con ese artefacto. Era un cambio radical en el mundo que conocíamos en ese momento. El cerebro detrás de este fantástico aparato era Steve Jobs, un veinteañero emprendedor californiano, quien en el garaje de su casa creó el computador Apple junto a su amigo Steve Wosniak.

Steve Jobs con su invento de la computadora personal revolucionó el mundo. Luego vinieron otros ingenios, como el iPod, el Mac, la tienda on line iTunes, el iPhone, el iPad, y la revolución de las películas de animación bajo el sello Pixar. Los cambios que generó con sus inventos son tan profundos que aún no somos capaces de dimensionarlo, por lo recientes. Pero los seres humanos hemos cambiado con ellos. Nunca seré el mismo de antes de ese 1981. El mundo no sería nunca igual después de la aparición del Apple II.

Steve Jobs no fue ingeniero, ni matemático, ni profesor, ni nada. No obtuvo ningún título profesional. Su paso por la universidad fue casi inexistente, y como diría algún político o un economista, infructuoso. Sin embargo cambió el mundo. El legado de Jobs es justamente ese, el de hacernos ver que el sistema educacional que hemos creado, y que es defendido como el único válido para enfrentar la vida, no funciona más que para hacer réplicas exactas de seres humanos para formar parte del aparato productivo, como un factor productivo más, igual que las materias primas, los materiales, o los inventarios, y el capital. Por eso los jóvenes de hoy ya no creen en él, y quieren cambios. Y los adultos conservadores, que no logran comprender lo que quieren, los estigmatizan y ridiculizan, y mucho menos son capaces de dar soluciones y caminos alternativos.

Hoy, cuando un niño pregunte a una padre o a una madre, o a un profesor por la profesión que tenía Steve Jobs acudirán por asalto las dudas y titubeos ante esta realidad, y no podrá nadie contestar en forma coherente a esa simple cuestión. Steve Jobs no estuvo nunca en el rebaño que repite sin chistar lo que el profesor impone, lo que el ministerio o “autoridades académicas”  han impuesto como “programa” y lo que los psicopedagogos juzgan como desempeño y comportamiento correcto. Steve Jobs estuvo más allá de eso, creó un mundo nuevo, sin normas, sin reglas, sin uniformes, sin juicios, y sí haciendo gala de una creatividad ilimitada, fuera de toda lógica y razonamiento.

Cuando se pregunten por el 2012 tengan presente que Steve Jobs es 2012, los cambios que ya están instalados y que no podrán ser detenidos. Que vinieron para quedarse. Su ejemplo es mítico, porque va directamente al Alma de la gente y va más allá del lenguaje  que comprende la mente. El ejemplo de vida de este visionario y libertario emprendedor llega y llegará a un nivel que la razón no podrá detener, gracias a Dios, y que constituye el cambio que el mundo necesita.

Que Dios nos bendiga a todos.

Read Full Post »

El miedo a la muerte está instalado en el mundo occidental. Es el más antiguo “enemigo” del hombre. Para la medicina es el enemigo a combatir, usando todas las armas existentes e inventando otras. El objetivo es derrotarla.

El miedo a la muerte es un fenómeno muy extendido, especialmente entre quienes tienen creencias religiosas tales como que al final de la vida habrá un juicio, en el que iremos a rendir cuentas, y depende de para dónde se incline el fiel de la balanza nos iremos a gozar de la felicidad por toda la eternidad en el cielo o nos iremos a tostar en las caldeadas latitudes del infierno, también hasta el fin de los tiempos, sin posibilidad alguna de cambiar de aires, si es que este existiera en esa dimensión. Este pensamiento tan limitante no le da esperanza alguna a la gente, ya que todos los seres humanos tenemos luz y sombra y hemos hecho cosas de las cuales estamos o arrepentidos o avergonzados, sabiendo que hicimos daño a otro ser humano; algo en el fondo de nuestra conciencia nos lo dice así. Entonces, cuando sabemos esto buscamos la redención por algún modo, y la más extendida es logar la absolución por algún sacerdote o pastor o guía espiritual. Pero, esta absolución no es satisfactoria y el temor al juicio, no importando cuántas veces seamos absueltos, es una dura realidad.

Asistimos hoy al embate de lo material, como si fuera lo único que importa. La ciencia se ha encargado además de hacer su contribución fundamental al respecto, ya que desconoce y no está en su ámbito el explicarse lo que no puede ser visto o mensurado. Por lo tanto, desconoce totalmente la existencia de un hombre completo, con cuerpo, emociones, mente y Alma. Todos los estudios y acciones de lo que no esté comprendido en el cuerpo es para la ciencia motivo de desconfianza o de traspaso a las religiones. En los últimos años tímidamente se ha comenzado a aventurar en la mente, dejando esta labor en la psiquiatría y en la psicología, con los nefastos resultados que hemos visto, especialmente en el área de la invención de enfermedades en combinación con la industria de fármacos y drogas mundial, ya que todos los “desórdenes mentales” los explican por alguna disfunción cerebral o por exceso o falta de alguna sustancia en algún nivel celular, hormonal, molecular, corporal al fin.

Con el hombre orientado a lo material, como si fuera lo único que importa, incluida la apariencia externa y el juicio del famoso “Dios de la opinión”, es casi imposible que pueda lograr una comprensión de quién es y no pueda terminar sus días en forma natural, aceptando a la muerte como parte de la vida. Hoy, pocos aceptan la muerte como un paso natural. Negamos la muerte y nos desenvolvemos en la vida de espaldas a ella. No se piensa en ella sino en la forma de solucionar los asuntos materiales que acarrea, pero no en el aspecto más importante que es el asunto espiritual personal. El hombre moderno desconoce los pasajes de la vida y no tiene rituales ni formas de darse cuenta de ellos. Celebra los cumpleaños como forma de ritualizar, haciendo importantes los cambios de decena, pero sin tomar en cuenta el verdadero fondo del ser humano y los cambios en su vida. Hoy los cumpleaños se toman como una carga. Basta con pensar lo que significa para cada cual el cumplir 30, 40, 50, 60, 70 u 80 años. Solamente son signos de que cada vez envejecemos más, pero no significan un paso de alguna etapa. Los pasos de etapas están marcados por asuntos que no se quiere que lleguen, como la edad. Pero eso solamente significa edad física y nada más, por lo que son a nivel del Alma acontecimientos vacíos y a nivel emocional una carga más de tristeza y pena.

El drama de reprimir y poner en el patio trasero a la muerte y todo lo que ella significa es que ella se activa fuertemente en el reino de las sombras: cuando vemos una película, en la televisión, en las noticias de accidentes, en nuestro actuar diario. La televisión hace una apología de la muerte diariamente, y cuando ocurren accidentes sentidos por la gente, esta se transmite por semanas y meses. Pero todo eso no hace más que ver la muerte ajena y no la propia, por lo cual nadie está preparado para ello.  Pero, internamente el drama de lo inexplorado, de lo no conversado, de lo no interiorizado horada las conciencias como la gota de agua la roca.

Es común que las personas compren nichos en los cementerios más bonitos de la ciudad, incuso con vista al mar en la costa, creyendo que con eso tienen solucionado el asunto de su muerte, pero no hay nada más alejado de la realidad. Lo que han hecho con eso ha sido solucionar un asunto material a los que quedan vivos, pero de la propia muerte no hay ni un trabajo ni pensamiento: es como que con esa solución se quiere evitar el pensar en ella: se evita lo temido.

La muerte hoy se evita a toda costa. Cuando se puede pagar por cirugías estéticas que hacen aparentar juventud pareciera que ella se aleja. Pero, nada es más alejado de la realidad: el tiempo corre inexorablemente y aunque se recurra a los estiramientos de piel y relleno de los pliegues producidos por las arrugas debajo de ello está la realidad, en el reino de las sombras. Y de ese reino no se escapa nadie.

La muerte es parte de la vida y todos sabemos que el simple hecho de nacer nos acerca a ella, aunque no queramos pensar en ella. No es una enemiga a derrotar sino es una amiga a la cual comprender. La comprensión de ella nos lleva a obtener respuestas de lo que es la vida, de su propósito, de su finalidad, ya que sin la muerte la vida no tiene sentido.

Y no hay castigo ni encadenamiento al fuego eterno, ya que al terminar el pasaje por la vida vamos a la Luz, donde somos recibidos con amor y compasión, sin juicios sobre lo bueno o lo malo, sino solamente comprensión para cada uno, entendiendo que cada cual ha tenido un rol en el gran escenario de esta magnífica obra teatral que es la vida.

Que Dios nos bendiga a todos

 

Read Full Post »

Older Posts »