Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 25 octubre 2016

cvnvlcexeaaxf48Nos hemos estremecido con la noticia de una niña de 12 años de San Pedro, en Concepción, que mató a su abuela a martillazos en la cabeza. La niña relató que estaba durmiendo y despertó cuando una voz le dijo “mata a tu abuela o si no ella te va a matar a ti”, según lo que dice la prensa. Este caso no es el único. Recordemos el caso de un joven que hace algunos años asesinó a un cura degollándolo dentro de la catedral de Santiago, asegurando después que una voz le había ordenado hacerlo. Dentro del último mes me ha tocado ser actor en un caso parecido, aunque no tan violento, de una niña de 13 años, sobrina política de una amiga, que se sumió en una profunda depresión, llevándola hasta la internación hospitalaria en donde se le aplicaron numerosos químicos para mantenerla sedada y anestesiada por un par de semanas, quien ha dicho que las voces le dan diversas órdenes.

Estas son muestras simples y claras de posesiones espirituales. No se trata de esquizofrenia, aquella “enfermedad mental” que han inventado los siquiatras que no pueden entender, ni tampoco se abren a comprender el plano paralelo, el de las almas perdidas. Misterios ancestrales, relatados en todos los testimonios y libros religiosos que son negados por la famosa y respetada ciencia. Todos los pueblos originarios saben de esto y tienen siempre entre su gente a algunas personas que saben tratar esto. La iglesia católica tiene también una buena cantidad de sacerdotes que hacen estas labores de “liberación” como llaman ellos. En casos extremos se llega al exorcismo. En el lenguaje coloquial le llamamos “limpieza” o simplemente “desposesión”.

Las posesiones espirituales son causantes de estos “fenómenos” tan habituales. No todas las posesiones son tan violentas como para inducir a alguien a asesinar a otras, sino que las hay en todo el espectro de alteraciones de la voluntad de las personas. Todas causan alteraciones en la conciencia y en el comportamiento, algunas más pronunciadas que otras. Estas pueden ir desde problemas de relaciones personales, pasando por problemas alimenticios, depresión, desarrollo de fobias, comportamiento compulsivo, violencia, cambios súbitos de humor y otras alteraciones.

Hay acusaciones contra los profesionales de la salud quienes estuvieron a cargo de la niña en instituciones de acogida por no prever esta situación, asegurando que no se hizo suficiente en el diagnóstico y prevención. Esto es absolutamente injusto, pero es consecuencia de lo mismo que siembran los médicos en el sentido que se puede prever la enfermedad.

En los casos de posesiones espirituales esto no es posible, por algunas razones. Una de ellas es que la acción del espíritu posesor puede estar silente por períodos y manifestarse en ciertas ocasiones. De hecho, en el caso de la chica de 12 años nada podría haber hecho sospechar que dicha posesión la iba a despertar e inducir a reventar a martillazos a la abuela, porque puede incluso que este espíritu haya aparecido y se haya ido. Es lo mismo que le pasó al asesino del sacerdote de la catedral. Los sicólogos y siquiatras por lo normal no sospechan de esto, porque no está en su sistema de creencias la existencia del plano paralelo y menos entender su funcionamiento, dejando todo este fenómeno en el plano de la superstición y la ignorancia. La gente de pueblo conoce de esto y sabe que hay personas sencillas y sabias que hacen trabajos de limpieza, así como también de muchos otros que, a la inversa, hacen “trabajos” que causan estos fenómenos de posesiones.

En el caso de la pequeña de 13 años, a la cual ayudamos mediante tratamiento a distancia, después de estar amenazada de recibir electroshock por la siquiatra tratante. la llevamos donde un sacerdote, con el cual rezamos largas oraciones de liberación, y recibió además agua bendita y óleo de liberación. Al cabo de unos minutos de finalizar cambió su comportamiento y pronto volvió a ser una chica alegre y comunicativa, todo lo contrario que había sido en las últimas semanas. Sin embargo, a los pocos días nuevamente fue atacada por un par de entidades que la poseyeron, pero prontamente fueron expulsados por mi amiga, quien ayudada por la oración pudo hacer la limpieza. La niña le contó que las voces le decían que le dijera a mi amiga que se fuera, que no tenía que estar ahí. Al final la historia ha tenido un fin alegre. Pero la espada de Damocles sigue pendiendo sobre su cabeza por su delicada situación emocional producto de conflictos familiares.

Como ya he explicado las posesiones espirituales no son todas violentas, pero sí son comunes y causan muchos problemas de comportamiento, de salud y de relaciones. Son más comunes que lo que pensamos. Hay muchas preguntas que buscan respuestas en relación a esto, pero nunca debemos olvidar que la sabiduría popular, gente de los pueblos originarios y gente de la religión saben de esto y pueden ayudar a la sanación. No son enfermedades mentales. No es esquizofrenia. Esos son inventos sin ninguna base que lo único que hacen es aumentar el temor y la ignorancia.

Recuerden que Jesús instruyó a los apóstoles en la “expulsión de demonios” y los envió de a dos a los pueblos a hacer la tarea de llevar sanación.

Que Dios nos bendiga a todos.

Anuncios

Read Full Post »