Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 30 marzo 2019

RBG

RBG son las iniciales de Ruth Bader Ginsburg, y es un documental biográfico de la CNN del año 2018. Dirigida por Betsy West y Julie Cohen, nos muestra la vida y la obra de la mujer que ha llegado a ser jueza de la Corte Suprema de Estados Unidos, desde su nacimiento en el seno de una familia inmigrante en Brooklyn, Nueva York, su período estudiantil y luego como profesora de la escuela de leyes, su carrera como abogado y luego los nombramientos como jueza federal bajo la presidencia de Jimmy Carter, y luego como jueza de la Suprema por el presidente Bill Clinton.

Ruth Bader Ginsburg es excepcional. Es uno de esos seres humanos que se dan pocas veces. Con una inteligencia privilegiada, una capacidad de trabajo sobrehumana, una voluntad férrea, con principios intransables y una dedicación incansable. Fue la mujer que introdujo el concepto de “discriminación por género” en la justicia estadounidense, y llevó seis casos a la Corte Suprema basados en ese concepto, y los convirtió, para siempre, en concepto jurídico. Ganó cinco de ellos, y sentó un precedente en la justicia, que tuvieron impacto en ese país, y luego mundialmente. El primero que ganó fue el de una mujer contra la Fuerza Aérea de EEUU, y luego ganó un juicio representando a un hombre discriminado por género también al no recibir una ayuda estatal que estaba destinada solamente a las mujeres viudas. Ella representó a este hombre, que era discriminado en razón de su sexo, y ganó la demanda. Otro caso notable fue el caso contra una academia militar que sólo recibía hombres, y nunca a postulantes mujeres. Luego de ganar el caso la afamada academia es mixta.

Con el correr del tiempo la Suprema se ha convertido en un bastión de la derecha conservadora, y ella, con sus votos de minoría disidentes ha contribuido al debate nacional sobre los derechos de las minorías, y principalmente de las mujeres. Han sido famosas sus alocuciones en contra de Trump, de las cuales hubo de arrepentirse públicamente. Trump le dedicó palabras ácidas y destempladas, en su estilo.

RBG, un gran documental que está seleccionado en la competencia de los Óscar en su categoría. Es un gran trabajo, sobre una mujer de excepción, llena de conocimientos, camino a la sabiduría y con un gran sentido del humor. La canción final, “I’ll fight” con letra y música de Diana Warren está también seleccionada en la categoría mejor canción original, dándole la pelea a Lady Gaga, entre otras.

RBG, es una muy buena película, que es recomendable ver. Ayuda a comprender que las luchas por aumentar la conciencia de la gente, para tener un mundo más armonioso y amoroso también se dan desde los estudios y la erudición. La jueza Ginsburg es un buen ejemplo de ello, y puede servir de una excelente inspiración para muchos y muchas.

Este documental está entre las imperdibles de las películas del 2018.

RBG, un 7,5 sobre 10.

Anuncios

Read Full Post »

Beautiful Boy

Beautiful Boy

Basada en una historia real, plasmada en los libros “Beautiful Boy: A Father’s Journey Through His Son’s Addiction” por David Sheff y “Tweak: Growing Up on Methamphetamines” por Nic Sheff la historia de Beautiful Boy es hoy tan común. El mundo de las adicciones a las drogas, al alcohol, al sexo, al juego, deja a todos con un sabor amargo en la boca después de conocer las dramáticas historias que viven los involucrados. Por eso, cuando termina la película es inevitable no estar sobrecogido por ella. Sin embargo, esta trata muy bien el problema de la drogadicción, pero no desde el punto de vista del morbo que ella tiene en sus situaciones límite, sino en la relación de un padre con su hijo, en el amor incondicional de un padre desesperado, que no sabe qué ni cómo hacer para ayudar a su tan amado hijo.

Steve Carrell, -a quien hemos visto en buenas actuaciones desde hace mucho, con excelentes caracterizaciones como en La batalla de los sexos, The Big Short, y Foxcatcher, por el cual fue nominado a los Óscar como mejor actor- en el papel de David, el padre cariñoso y lleno de ternura y Thimotée Chalamet -a quien vimos el año pasado en Call me by your name, por lo cual fue nominado a los Óscar como mejor actor- en el rol de Nic, el hijo desesperadamente perdido en el mundo de las drogas, hacen un conjunto que muy pronto captura la atención total del espectador en este drama que emociona rápidamente. La película se basa en guión muy potente y bien escrito por Luke Davies, y la dirección de Félix Van Groeningen, a quien conocimos en aquella joya belga que fue “The Broken Circle Breakdown”, historia de una pareja unidos por la música que sufren la muerte por cáncer de su hijita de seis años, y que fue seleccionada en los Óscar en el capítulo Mejor Película de habla no inglesa en 2013, y que a mi gusto debió ser la ganadora.

A no dudarlo esta no será una película del gusto general, porque nos hace ver, desde el lado humano, el tremendo conflicto de la adicción a las drogas duras, en este caso la crystal meth o metanfetamina, y como no gustamos de ver ni vivir esas emocionalidades entonces las evitamos. Pero es una película muy buena, llena de amor, de aprendizaje. Notable es la confidencia del experto que consulta el padre cuando le dice que el éxito de las clínicas de tratamiento no es de dos cifras, como acostumbran a decir en la publicidad, sino que alcanza a una esmirriada una cifra, es decir, un éxito bajo el diez por ciento. Esta película nos pone de frente con los métodos de sanación, y, a los que hemos investigado más en estos temas, nos pone de cabeza en lo poco convincentes que son los diagnósticos, reduciéndolos a temas físicos o mentales, y obviamente, a esos niveles no pueden tener éxito los tratamientos. Por eso, el padre desespera, llega a límites, viendo que a su hermoso hijo amado no puede ayudarle.

La película es un grito a los “científicos”, a los profesionales de los “síntomas mentales” a que recapaciten y abran sus mentes a otras gentes que no ven en las radiografías los problemas de los pacientes, ni tampoco ven en los fármacos la solución. Es una película que debe ser vista por un amplio abanico de personas, como una forma de tomar conciencia de la devastación que producen las drogas.

Las actuación de Chalamet impresiona. Ya dejó de ser una promesa en el cine actual, es ya una realidad, y al parecer nos habituaremos a verle en las entregas anuales de premios de la industria del celuloide. La buena actuación de Carell en general decae cuando debe enojarse, porque no se hace muy creíble en el doble papel. Sin embargo, son notables las escenas donde transmite desazón e impotencia. Las actuaciones secundarias de Maura Tiurney como Karen la esposa actual de Jeff, y de Amy Ryan como Vicky, la madre de Nic, cooperan a la vivencia del drama y sus papeles son creíbles y sólidos. No tienen grietas.

Beautiful Boy, para mí una de las mejores películas de este año, independientemente de si gana premios o no. No se puede dejar pasar.

Beautiful Boy, puro amor incondicional.

 

Read Full Post »

Brexit

A vuelo de pájaro. Crítica de cine.

Benedict Cumberbatch encarna en “Brexit: the uncivil war” a Dominic Cummings, uno de los tres hombres que idearon la campaña del “Leave” en el Reino Unido, y que dio origen al comienzo de su separación de la Comunidad Europea. El film, dirigido por Toby Haynes, con un guión de James Graham, producido por Channel 4 en colaboración con HBO, narra desde sus comienzos la campaña mediática de ambas opciones, Leave o Remain (Abandonar o Permanecer), introduciéndonos a una nueva era de captación de votos, basada en el uso del cruce de las redes sociales (facebook y twitter especialmente) y las interacciones y publicaciones de los potenciales votantes, con sus datos demográficos, geográficos y sociales.

La película, rápida y ágil, nos introduce dramáticamente en la separación de dos mundos, el tradicional, en que las campañas se hacían puerta a puerta, gastando no solamente la suela de los zapatos sino también las manos de tanto estrechar la de los posibles adherentes, y la nueva forma, impersonal, lejana, anónima, basada en algoritmos matemáticos, que cruzan información y de ese modo permiten manipular la voluntad del destinatario. Informar, dirán algunos, que se llama esta nueva modalidad, para de ese modo darle mayores opciones para fundamentar su voto, o lograr que voten.

La película narra magistralmente la irrupción de las nuevas formas, de la mano de un irreverente Cummings. Su forma de vestir, de hablar, de movilizarse, sus silencios, ironías y altanería ante los políticos de corbata y traje tradicional, retrata claramente lo que el director quiere transmitir como imagen: el éxito de lo moderno por sobre lo acostumbrado, lo nuevo por sobre lo viejo, el cambio por sobre lo cómodo. Cumberbatch se muestra convincente en el papel, aún cuando en ciertos pasajes se ve algo sobreactuado en su afán de hacer más profundo el desarrollo del personaje. Tal vez se muestre algo exagerado en mi opinión, asunto que los ingleses evitan en forma natural. Sin embargo, se logra crear la sensación de atrevimiento apelando al conservadurismo y su actuación supera largamente a la de sus compañeros de trabajo. Quizás no esté tan brillante como ha estado en Sherlock, o en The Imitation Game (El código enigma), en que estuvo nominado a mejor actor en los premios Óscar, pero es una estupenda actuación.

Por otro lado, los exponentes de la campaña de Remain, exponen la forma tradicional de llevar adelante la empresa, provista de un buen número de cifras, valga la redundancia, y una alta dosis de inoculación de temor en la población. Esos dos elementos los conocemos de sobra por estos lados, y sabemos su efecto devastador en las esperanzas del progresismo. Quizás está un poco exacerbado el carácter perdedor de esa opción, ofreciendo personajes algo recargados, que se hacen antipáticos al espectador, especialmente del jefe de la campaña, bien interpretado por Rory Kinnear.

Los planos exteriores y la aparición de personas reales, políticos como Theresa May, David Cameron, u otros, son ágiles, y acompañan el desarrollo de la película dándole mayor fuerza argumentativa. La banda sonora que realza los momentos importantes de la película, acompañando el efecto que el director pretende lograr impresionando con rapidez. La introducción de los personajes bajo el embrujo del Himno de la Alegría de la Novena Sinfonía de Beethoven logra un efecto de fuerza en ellos que difícilmente se hubiera logrado de otra forma. Sin duda la música incidental apoya la trama de este drama moderno.

La película parte advirtiendo que está basada en hechos reales y en entrevistas a personas que fueron actores claves en ellos. “Todos saben quién ganó, pero no todos saben cómo”, es la frase del monólogo del personaje de Cumberbatch, y que es lo fundamental del film, lo que le da vida. El uso de la información de las redes sociales que los votantes comparten para así hacer el perfil de cada uno y poder entonces influir en su decisión de voto es la parte crucial de esta buena producción. Nadie puede quedar indiferente ante estas revelaciones, ya que estos hechos están configurando un nuevo orden mundial, que aparentemente escapa a los deseos de la mayoría de los electores, los cuales ven cómo quienes no tienen todas las credenciales democráticas se hacen elegir en cargos de importancia, como Trump o Bolsonaro. En Chile, tuvimos la experiencia en la elección de diciembre de 2017, en que la campaña de Piñera utilizó software que se reconoció tenía al menos uno de los partidos de su coalición, RN, conocido como Instagis, que además había sido financiado en su adquisición por Corfo. (Ver https://ciperchile.cl/2018/01/03/instagis-el-gran-hermano-de-las-campanas-politicas-financiado-por-corfo/). Al final, se da a conocer con todas sus letras la friolera cifra de mil millones de mensajes que se enviaron a los votantes mediante un software especializado, apareciendo como operadora la conocida empresa Cambridge Analytica.

Una buena película que dudo importe a las distribuidoras a traerla a las salas de cine, ya que parecen más interesadas en vender cabritas y bebidas cola a precios exorbitantes -lo que parece ser el corazón de su negocio en vez de la exhibición de buenas películas- y que nos sume de frente en el marco ético de las feicnius (fake news), de los mensajes dirigidos a un público específico dispuesto a dar su voto por una causa que puede no tener relación alguna con su preferencia política pero que fue inoculada en forma calculada para ese efecto, y la elección de personas que están lejos de representar los deseos de la mayoría, o de lograr hacer ganar a una opción en el referéndum del Brexit, el “leave”, lo que ha sumido a Inglaterra en una gran crisis, y que le ha hecho perder credibilidad frente a sus aliados naturales  como son los países más importantes de Europa, especialmente Alemania.

La película abre una interrogante potente sobre el futuro, y hace desconfiar en la capacidad de los buenos para derrotar a los malos, asunto que siempre está presente en el cine, desde los albores de la industria.

“Brexit: the uncivil war” o la manipulación tecnológica para lograr que el Reino Unido abandone la Comunidad Europea de Naciones.

Read Full Post »