Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Los niños índigo y cristal’ Category

Cuando me hice cargo de esta pequeña misión del compromiso con estos seres nuevos, no sabía lo que eran los niños cristal, ya que los confundía con los llamados niños piel de cristal, cuya impactantes imágenes se ven en la prensa escrita y televisión con cierta regularidad. Nada puede estar más alejado de lo que se describe como son estos nuevos seres humanos que según los datos que he investigado están llegando a compartir sus días con nosotros.

Los niños cristal son llamados así porque su campo vibratorio, su aura, es cristalina, transparente, según aquellos que tienen el don de poder ver los campos magnéticos de los seres vivos. Esa aura es acorde con sus características tan especiales que han venido a manifestar.

Se dice que son los que vienen a continuación de los índigo –que al día de hoy somos muchos de ellos adultos-, que vinieron a romper esquemas, a abrir los caminos para producir los cambios necesarios en el mundo para hacer de la tierra un mejor lugar donde vivir.

Las características descritas por los estudiosos para los niños cristal coinciden en que el primer llamado de atención son sus ojos grandes, penetrantes, intensos, que parecen transmitir los pensamientos que tienen, y leer los pensamientos de quienes les rodean. Por eso se dice que utilizan la telepatía para comunicarse, y que cuando llegan a algún espacio éste se llena de paz y amor.  Se dice que cuando un cristal mira a los ojos se siente que ha penetrado dentro del alma. Esta forma tan desarrollada de comunicarse pareciera que los hace ser muy tardíos en desarrollar la comunicación hablada, pero utilizan en cambio un lenguaje de señas muy claro y preciso, con el cual se dan a entender en forma clara y sin dudas. Muchos en vez de hablar se comunican por medio de canciones, y es común que desarrollen esta habilidad antes de comenzar a hablar. Esta dificultad en comunicarse por medio del habla les hace ser fácilmente diagnosticados por la medicina tradicional como autistas, asunto que, como se puede intuir ya, está completamente equivocado, ya que el autista vive en su mundo y está desconectado de los demás, y el cristal por el contrario es comunicativo –aunque hemos visto que de modo diferente-, cariñoso, cuidadoso, amable y sensible. Se ha alertado que desde la aparición de los niños cristal ha aumentado alarmantemente el diagnóstico de autismo entre los niños, especialmente de EE. UU.

Son como dije, extraordinariamente sensibles y cariñosos. Por eso se afectan mucho con medios de mucha negatividad, y son muy sensitivos y empáticos. Son auténticos, y los sentimientos de maldad, falsedad y envidia son desconocidos en su entorno. Su conexión con la naturaleza y los animales es sorprendente, y demuestran un enorme interés por los cristales y las rocas. Presentan también una visión de la vida diferente a la que presentan los demás.

Se muestran muy equilibrados emocionalmente, y son muy apacibles, suaves y amorosos, y poseen la virtud de perdonar fácilmente a los demás. Poseen una gran capacidad de sanación, y con frecuencia ponen sus manitas para sanar, y prefieren las comidas de alta vibración como verduras, frutas y sus jugos a la tradicional. No solamente curan los cuerpos de las gentes, sino también sus corazones.

Los niños cristal nacen con dones síquicos. Son comunes los relatos de madres que cuando ven a su recién nacido sienten cómo este les clava la mirada, sin pestañar siquiera, y le transmite sus pensamientos de calma, paz y amor, logrando entonces una atmósfera de una quietud y comunicación inmensa entre ambos. ¡Por esta forma de comunicarse es que cada día se escuchan más reportes de padres de niños y niñas que pasan con mucho el tiempo considerado “normal” para comenzar a hablar!

Les fascina el dibujar, pintar y crear cosas. Al parecer el predominio del hemisferio derecho del cerebro les hace estar muy conscientes de sus emociones, ser altamente intuitivos, filosóficos, con gran desarrollo motriz, y una marcada orientación espiritual y musical.

Es fácil imaginar que la llegada al planeta de estos niños con este elevado nivel de conciencia, cuyos precursores han sido los índigo, producirá cambios notables, especialmente cuando comiencen a actuar en la vida pública en cargos directivos.

¡Imaginemos lo que sería la tierra con los cristales a cargo de los gobiernos, la justicia, los negocios, la economía y  la política!

Se dice que los niños cristal han empezado a hacer su aparición desde el año 1995 aproximadamente, por lo tanto ya los tenemos entre nosotros entre los adolescentes actuales.

Los niños cristal son otro regalo de Dios a la Tierra.

Anuncios

Read Full Post »

Los niños índigo y cristal

 

Algunos días atrás me llegó un mensaje sobre la necesidad de ayudar a los niños índigo y cristal. Me sorprendí mucho con ello y a partir de ahí comencé a investigar sobre estos niños, y ya no tan niños, tan especiales. Grande ha sido mi sorpresa al descubrir no sólo que muchos niños y jóvenes que conozco presentan las características que menciono más abajo, sino que además, muchos padres y madres con las que he conversado han quedado asombradas al descubrir que sus propios hijos o hijas presentan muchos de los patrones que los caracterizan.

Y he descubierto que hay adultos índigo. Hoy lo hice. Y me llenó de alegría ese descubrimiento.

Esta es entonces mi primera pequeña contribución a esa otra tarea que me ha sido sugerida.

 

Los índigo

 

Hace algunas décadas atrás, algunas personas con la capacidad de ver con claridad el campo energético de las personas, repararon en la aparición de niños de color índigo.

La primera persona que da a conocer pública y masivamente esta situación es Nancy Ann Tappe, una vidente norteamericana, quien en 1982 publica un libro en que relata que el color del aura de estos niños con características personales tan especiales es de color índigo. De ahí su nombre. El color índigo se conoce también como añil, y es una variedad de color azul intenso.

 

En la actualidad algunos autores afirman que la mayoría de los niños (80%) que han venido al mundo desde fines de la década del ochenta y principios de los noventa son índigo, aunque muchos de ellos en forma latente.

Los índigo se han llamado también los niños de la nueva era o del nuevo milenio, y presentan un estado de conciencia más elevado que el que manifestamos quienes llegamos antes. Ese estado de conciencia superior se manifiesta por las siguientes características, entre varias otras:

·       Ser muy independientes, autónomos. No necesitan a otros para lograr lo que quieren.

·       No permitir que se les influencie. Si no les convencen los argumentos no se dejan influir y siguen dedicados a lo que están.

·       No adaptarse a lo establecido como norma única e irrefutable. Han venido a destruir lo establecido, y son por lo tanto desafiantes.

·       Ser muy reflexivos, cuestionándose lo que sucede en todo ámbito.

·       Los índigo (ya no podemos hablar de niños índigo solamente ya que hoy hay adultos índigo) son personas altamente sensibles y empáticas, es decir, se identifican especialmente con los sufrimientos de otros, fundamentalmente cuando atraviesan situaciones de enfermedad, de desamparo o de dolor.

·      Se sienten los reyes de la casa, y actúan como tales. Tienen un alto concepto de su valor personal, de quienes son y actúan de acuerdo a la misión que están seguros  y saben que tienen.

·       No funcionan con el temor ni con las amenazas fundadas en el temor. No aceptan las amenazas ni las imposiciones. No pueden ser manipulados con el sentimiento de culpa, ya que parecen no sentirla, debido a que creen firmemente en su verdad.

·       Poseen gran voluntad y determinación.

·       No les gusta que se les mande sin entregarles buenas razones.

·       Aborrecen la deshonestidad. Exigen a los demás que se les trate con franqueza, y no soportan que se les mienta.

·       No son capaces de soportar la injusticia (los jóvenes de hoy gritan al unísono “injusticia, injusticia” cuando hay situaciones que lo son, asunto que los mayores no hacíamos).

·       No les gusta ser objeto de manipulación, y reaccionan fuertemente ante los intentos de manipularles.

·       Son confrontacionales con la autoridad, especialmente si perciben que ella no es congruente. Son maestros de la pregunta “¿por qué?”. Exteriorizan una franca rebeldía a las pautas rígidas de disciplina.

·       Poseen un alto sentido de lo que significa ser íntegro.

·       Recuerdan con facilidad episodios de vidas anteriores, y muchas veces los relatan con gran detalle, con gran sorpresa de sus mayores, que creen que los niños imaginan cosas.

·       No se permiten juzgar.

·      Desde pequeños prefieren la compañía de adultos emocionalmente estables

·       No rechazan desafíos, y se toman el tiempo necesario para resolverlos y superarlos.

·       Les atraen los aparatos electrónicos de última generación. Ninguno parece que tuviera secretos para ellos. Los dominan a la perfección, sin mirar manuales ni instrucciones, como si nacieran para hacerlo.

 

Los índigo han venido a romper esquemas, a destrozar paradigmas y anticipar una nueva humanidad. Son altamente intuitivos (¿de qué manera podrían manifestar algunas de las características mencionadas arriba si no?) y son sanadores por naturaleza. Aquellos que los han estudiado han quedado asombrados de su poder de sanación con las manos, por ejemplo. Mucha literatura habla que tienen un marcado desarrollo de características como clarividencia, clariaudiencia, canalización o contacto con otros planos.

Muchos de los niños índigo han sido diagnosticados con el síndrome de déficit atencional, y algunos adicionalmente con hiperactividad, y medicados con Ritalín. Demás esta decir que creo en lo más profundo de mi ser que el diagnóstico está errado y el tratamiento invasivo, agresivo e inútil no puede traer sanación a un niño que no ha sido nunca un enfermo.

Los niños índigo parecen saber que muchas cosas que tratan de embutirles en las escuelas y colegios no les servirán en el futuro. ¿No han escuchado en repetidas oportunidades a los niños decir que eso no les servirá en el futuro, aún cuando se sacan muy buenas notas? Poseen sus propios métodos de aprendizaje, especialmente en matemáticas, y en general su propio sistema es a  través de la exploración. La resolución de problemas parte con la aceptación de la existencia del problema, pero el camino a la solución es según su parecer.

Parecen saber antes que se termine de explicar la materia todo lo concerniente a ella, y manifiestan entonces un marcado desinterés. Los sistemas anticuados no funcionan con ellos, y las tareas repetitivas y sin sentido profundo que no despiertan su interés terminan normalmente por desalentarles. Entonces, se aburren en clases.

En los test de medición de IQ (test de inteligencia) normalmente están en los límites superiores.

 

Pienso desde hace algunos meses que el levantamiento de muchos escolares a las protestas del año 2007 –independientemente de las motivaciones políticas y la manipulación que se hizo del conflicto- obedeció a que intuitivamente los jóvenes saben que el sistema educacional no sirve para el futuro que viene, no funciona, y por ello protestaron y protestarán.

 

Si es usted padre o madre de algún o algunos niños que presenten varias de las características mencionadas arriba le sugiero consulte literatura especializada en el tema antes de seguir en los sistemas tradicionales que pueden llevar al niño o niña a alguna situación difícil. Hay colegios especializados en acoger a estos niños, en que son tratados con respeto por lo que son, aún cuando sean diferentes a “la norma” establecida socialmente. Y olvídese del Ritalín, por favor. Los índigo han venido a la tierra a producir cambios, y de hecho ya lo están logrando –en efecto, yo hoy escribo sobre esto y usted lo lee, y eso es un gran cambio en nuestro nivel de conciencia-, y sus esfuerzos están por erradicar la violencia, la competencia, la mentira, para llegar a un mundo con cooperación, cordialidad y lleno de amor. Esa es su misión.

 

Los índigo son un regalo de Dios.

Read Full Post »